¿Qué es la energía?

Un principio fundamental de la energía es que ésta no puede ni crearse ni destruirse.

¿Qué es la energía?

El término energía proviene del vocablo griego para “actividad”, enérgetica, y se usa en diversas áreas del conocimiento como son la física, la química o la economía, para referirse a una fuerza capaz de generar una acción o un trabajo. Así, se entiende por energía a las fuerzas capaces de movilizar, transformar, hacer surgir o mantener funcionando a un objeto.

La energía es medible o mensurable y también interviene en toda forma de acción o reacción. El desplazamiento, las reacciones químicas, los cambios de estado de la materia o inclusive el estado de reposo, tienen su explicación en una cantidad de energía de un tipo específico.

Un principio fundamental de la energía es que ésta no puede ni crearse ni destruirse, tal y como lo estipula el Principio de conservación de la energía, sino que puede transformarse de un tipo de energía a otro, como ocurre cuando usamos energía eléctrica para iluminar un cuarto (energía lumínica).

Algunas de estas transformaciones, no obstante, convierten formas de energía más sofisticadas en formas más ordinarias (como la calórica). A este proceso se le conoce como degradación energética.

La energía puede almacenarse para usos posteriores, ya sea mediante la acumulación de sustancias dotadas de energía potencial, como los hidrocarburos o las sustancias combustibles, que pueden luego exponerse al oxígeno (combustión) para liberar enormes cantidades de energía; o como se almacena la energía eléctrica, en objetos como baterías, cuyas moléculas cargadas eléctricamente se ordenan en campos aprovechables de energía.

Incluso los seres vivos almacenan la energía, para lo cual constituyen la grasa (lípidos), una sustancia que luego podrá ser “quemada” o reconvertida en azúcares para seguir obteniendo energía química y mantener así el ciclo de la vida, que requiere del consumo de distintas energías.